Instalación site-specific para el proyecto Museo Urbano, en el Hospital Muñiz. 2017/2018.
Medidas aproximadas: 80 cm de ancho x 2,70 m de alto.

 

Distinciones y premios

// Finalista de la 10º Edición del Premio Itaú de Artes Visuales de Fundación Itaú Argentina, 2018-2019.

// La obra fue seleccionada dentro de la categoría Light-art de la Tercera Bienal de Iuminación Iluminet – 2018. Aquí puede verse la ficha del proyecto.

 

Invisible

 

Invisible

 

Invisible

 

Invisible

 

invisible_5

Invisible Dina Roisman

Invisible Dina Roisman

Invisible

invisible_6

 

Sobre la obra

 

“Invisible” plantea la activación de un espacio público a través de dos factores que se articulan entre sí: la luz natural y la imagen reflejada.

La acción de activar implica aquí la puesta en foco de un sitio que normalmente pasa desapercibido, un ejercicio que intensifica el acto perceptivo sin invadir el entorno.

La propuesta fue realizada para Museo Urbano, un colectivo artístico cuyo objetivo es acercar diferentes formas de arte a los hospitales públicos. En este caso, se concibió especialmente para el Hospital de Infecciosas “Dr. Francisco Javier Muñiz” de la ciudad de Buenos Aires.

La instalación está compuesta por veintidós tiras, cada una con cincuenta pequeños espejos de cada lado. Tiene una altura total de 2,70 m y un ancho de 1,20 m. Se ubicó en una vitrina vidriada, el espacio contenedor destinado a los proyectos participantes. La vitrina está emplazada en un sector que se utiliza como zona de descanso y también como área de tránsito entre las dos alas principales del edificio. Se trata de una zona semicubierta, por lo que recibe gran cantidad de luz solar; tiene además la particularidad de ser casi perfectamente simétrica.

La obra se vuelve entonces invisible, ya que la imagen que se refleja de un lado es similar a lo que se ve en el lado opuesto: el espejo desaparece como materia fusionándose con el entorno. Al mismo tiempo, la luz que impacta en cada fragmento dibuja en el suelo trazos luminosos que se van modificando a lo largo del día.

Considero la luz como una experiencia en sí misma, una herramienta que nos ofrece la posibilidad de replantearnos la comprensión visual de lo que nos rodea. “Invisible” indaga en esta experiencia, donde el visitante puede contemplar(se) y descubrir lo imperceptible, reencontrándose con el espacio sensible.

 

Registro fotográfico Marianela Depetro.